¿Cómo surge la "Tapa" Española? - Alboroque Norte y Sur
512
single,single-post,postid-512,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

¿Cómo surge la «Tapa» Española?

Alboroque  Norte y Sur, tapas de calidad en un ambiente único en Arroyo de la Encomienda

¿Cómo surge la «Tapa» Española?

“Irse de tapas” ha pasado de ser un concepto únicamente español a convertirse en un referente de los turistas al visitar nuestro país, pero pocos saben el origen de esta costumbre tan arraigada.

 

No es casualidad que al buscar “Ir de tapas” en Google obtengamos más de 9 millones de resultados. La tapa se ha convertido en un icono español, junto con los toros, la paella o el Real Madrid y el Barça. Cada año, millones de turistas se aventuran en este mundillo gastronómico que hoy en día ofrecen la mayoría de los bares al servir una consumición y, aunque todos, extranjeros o autóctonos, sabemos disfrutarla, pocos conocen el origen de esta tradición tan española.

A pesar de que la gran mayoría de versiones son leyenda, algunas sí están datadas históricamente, y en muchas de ellas intervienen reyes españoles. Una de ellas cuenta que el Rey Alfonso X el Sabio conoció los beneficios de las tapas al recuperarse de una enfermedad durante la cual su médico personal le recomendó comer un pequeño bocado con un sorbo de vino entre horas. El Rey, tras su recuperación, obligo a todos los bares y tabernas ofrecer algo de comida junto con la bebida que pidiesen los clientes, ayudando así a reducir los efectos de la ingesta de alcohol y proporcionar algo de comida a aquellas personas que no tenían demasiados recursos.

Otra de las historias contadas involucra a los Reyes Católicos. En una de las visitas a Cádiz entraron en una taberna en la que había excesivas moscas, por lo que Fernando el Católico pidió algo que sirviera para tapar su copa. El camarero cortó un trozo de embutido ofreciéndoselo como “su tapa”. Al rey le gustó tanto que acabó pidiendo otra. En otras versiones, se cuenta que el embutido se usó para evitar que entrase arena en el vaso en vez de para contener a las moscas. Sea como fuere, el uso del embutido para tapar la copa aparece en muchas de las leyendas acerca del surgimiento de esta tradición española.

Existe también la teoría de que este pequeño aperitivo posee el nombre de una costumbre de los soldados franceses, la llamada “étape”. Esta costumbre consistía en el avituallamiento de las tropas en algún punto. Reponer alimentos, beber, descansar… y proseguir la marcha, pero es una de las teorías menos compartida.

En 1936 la Real Academia de la Lengua ya había propuesto 8 aceptaciones del término “Tapa”, pero la gran mayoría de españoles ya sabían de su existencia. Como cuentan la gran mayoría de historias y a pesar de que tienen protagonistas diferentes, la tapa comienza a ofrecerse en Andalucía, extendiéndose hacia el resto de la península durante la primera mitad del siglo XX. Hoy en día, se ofrecen tapas en la gran mayoría de bares españoles, aunque no de la misma manera. En el centro y sur de la península, aunque gratis o muy baratos, suele ser un simple acompañamiento a la bebida, mientras que en el norte (País Vasco, Navarra…) las tapas son mucho más elaboradas, verticales y con un precio parecido al de la consumición. En definitiva, “Irse de tapas” se ha convertido un concepto que muchos españoles conocen y que muchos extranjeros algún día esperan conocer.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR